Tipos de Láser en Medicina Cosmética

Tipos de láseres La energía que proviene de la luz tiene la capacidad de actuar sobre la piel envejecida o apagada y solucionar problemas específicos a nivel facial. Para emplear correctamente un haz de luz se emplean dos tipos de soluciones: el láser y la luz pulsada intensa conocido como IPL.

En cuanto a las técnicas que emplean IPL como fuente principal de luz, suelen estar indicadas para tratar problemas a nivel vascular o pequeñas venas y para el tratamiento de manchas debido a que pueden actuar a diferentes tipos de longitud de onda.

En cambio, el láser sólo puede actuar con una longitud de onda fija y lo hace de forma contínua.  Sus aplicaciones, como ya hemos visto en otros posts, son múltiples y van desde la eliminación de arrugas moderadas y produndas, hasta manchas y acné.

Hay una cosa que debemos tener en cuenta: no todos los tipos de laser se usan para lo mismo ni darán los mismos resultados. Existen más de 10 tipos de láseres que se emplean en el campo de la medicina estética y cada uno de ellos puede tener sus contraindicaciones, por lo que se hace necesario informarse previamente y conocer un poco más de ellos.

Algunos tipos de láser más utilizados en las clínicas:

  • Láser Gentle YAG: es uno de los láseres más modernos que existen. Denominado YAG SRT es capaz de calentar las zonas más profundas de la piel mediante un disparo que no daña la piel, sino que consigue tensarla por lo que va muy bien para zonas determinadas del cuerpo y a nivel facial para la papada y las mejillas cuando se descuelgan.
  • Láser LED: Es menos potente y agresivo que el láser convencional ya que posee poca fuerza. Cuando se dispara, emite una luz roja que está indicada para el tratamiento de imperfecciones de la cara, manchas y las señales que puede dejar el acné. Al no ser tan agresivo, la persona una vez finaliza el tratamiento puede volver a su actividad normal sin problemas.
  • Láser Nd-YAG : Suelen emplearse 2 o 3 tipos de láser para actuar sobre la piel y acabar con manchas, imperfecciones, arrugas finas y mejorar la textura de la cara. Los más empleados son el Nd-YAG de 1064nm de longitud de onda y con capacidad de ser absorbido por proteínas (los tejidos más oscuros serán lo que absorban este tipo de láser, por eso se emplea para quitar manchas e incluso los tatuajes, especialmente los de color verde).
  • Láser Q-Switch : El láser Nd-YAG puede combinarse con el Q Switch o sistema Q-Switched Poliderm con alta capacidad para tratar lesiones benignas de la piel, tatuajes más complicados y lesiones de tipo vascular. Cuando se combinan, puede llegar a doblar su longitud de onda y conseguir 532 nm, lo cuál hace que la luz se absorba por la melanina (por eso, es conveniente para lesiones cutáneas). Los pulsos de luz del sistema Q Switch no son contínuos, sino que son breves (4-10 nanosegundos) y producen un mínimo daño térmico que no perjudica al tejido que rodea la lesión o la zona a tratar. No suele dar problemas de hipopigmentación (dejar las zonas de piel tratadas más claras que el resto) ni dejar cicatrices tras su uso.
  • Láser V-Beam :  Es un láser potente que se sitúa en los 585-595 nm y se emplea habitualmente para el tratamiento de lesiones rojas superficiales que tengan un origen vascular como el angioma o la cuperosis. También se suele recomendar para el tratar queloides, psoriasis y cicatrices hipertróficas. La longitud de onda, al ser tan potente, necesita en algunos casos de un sistema de disparo previo de criógeno para enfriar la zona antes de lanzar el pulso láser. De este modo, aumenta la seguridad del tratamiento. Tras su aplicación, es frecuente que aparezca hinchazón y rojez en la zona pero sólo será de forma transitoria.

Última tecnología en láseres estéticos:

Existe un tipo de láser llamado láser excímero que funciona a una longitud de onda de 308 nm indicado para casos de psoriasis y vitíligo. Ahora bien, las últimas tecnologías en estética están implementando ya los que actúan de forma fraccionada sobre el tejido cutáneo y provocando la renovación total de la piel en un tiempo récord (4 a 8 sesiones). Son láseres muy concretos y con una capacidad de disparo muy exacta. No es de extrañar que se empleen para las arrugas que salen alrededor de la boca (arrugas peribucales) o para el reborde de los labios. Algunos láseres que se están utilizando en la actualidad:

  • Láser Active FX : Es la gran alternativa a los láseres tradicionales de Erbio y láser de Co2 para el tratamiento de las arrugas profundas, la flacidez, las manchas y la calidad de la piel del rostro en general. Lo mejor es que actúa en una única sesión y el tiempo de recuperación es inferior a los anteriores (en 5 o 7 días la persona ya está recuperada). Gracias a una ablación de la dermis (eliminación por vaporización) se consigue eliminar todo tipo de problema ya sean manchas o lesiones, y además, el calor acumulado durante el proceso origina la síntesis de colágeno gracias a la estimulación de fibroblastos, por lo que las nuevas capas de piel lucirán con una nueva textura favoreciendo la desaparición de todo tipo de arruga. El Active FX se emplea también para cirugía y poder realiar microcortes en zonas muy sensibles, aunque a nivel facial sólo trabaja con 2 métodos: Resurfacing completo (para flacidez y arrugas profundas; necesitará más días de recuperación) y Fototermólisis fraccional (poros, arrugas finas, comedones,..).
  • Láser Affirm : Es un láser de neodimio de tipo fraccionado empleado para el rejuvenecimiento facial. Rápido y menos doloroso para tratar manchas, problemas vasculares, melasma, cicatrices del acné o rosácea. Los diparos producen la bioestimulación de la zona por calentamiento y no daña la zona, simplemente la persona nota un pequeño pinchazo como pasa con la fotodepilación. Casi todos los equipos incoporan el disparador previo de frío para evitar la aplicación de cremas anestésicas antes del tratamiento. Tampoco necesita ningún gel de tipo conductor. Las sesiones tienen una duración media de 30 minutos y para observar unos resultados óptimos serán necesarias más de 4 sesiones.